Cocinilla

Cocinilla

Bencina o gas?

Una acalorada discusión puede surgir acerca de sus ventajas y desventajas.

Usamos cocinillas a gas, sólo porque su manejo es más fácil. No es necesario precalentarla, las válvulas no se tapan, el gas se quema sin ensuciar y durante el transporte en mochila no huela a gas. Incluso en grandes alturas hasta ahora nunca hemos experimentado ningún tipo de problemas. Pequeñas cocinillas a gas se venden en Chile por un precio muy razonable (20 €) y son idóneas para grandes alturas. En altitudes que sobrepasan los 5 000 m el encendedor piezzo simplemente se agota. Debemos mencionar que, cuando se escoge una cocinilla, la bencina se puede obtener en todas partes, incluso en áreas remotas de Chile, no así el gas.

Cartuchos de gas y bencina (bencina blanca) se pueden comprar en todas las tiendas de materiales de construcción Easy, Sodimac). Un cartucho de gas de 250 g es suficiente para una persona durante tres días, aunque esta es una estimación aproximada. Se debe preferir una cocinilla con elementos atornillables para facilitar el transporte. En comparación, una cocinilla a bencina con un estanque de 0,7 lt durará hasta 8 días. En términos de peso, no hay mucha diferencia; combustibles no pueden ser llevados en un avión.

A grandes altitudes, el punto de ebullición del agua es más bajo, incrementando así el tiempo de cocción y el consumo de energía. Como a esas alturas uno requiere más fluidos, la necesidad diaria de energía tiene que ser ajustada de manera que se prepare suficiente te. En caso de tener que derretir nieve para hacer agua, se debe calcular el doble e incluso el triple de gas o bencina. Para ahorrar energía, use una tapa (alternativamente una cacerola) y un escudo para el viento. Si acarrear peso no es presenta problemas, se aconseja llevar una olla a presión. Los modelos hechos de aluminio se pueden adquirir a un precio razonable aquí en Chile.

Para expediciones en grupo se aconseja usar un anafre industrial con un quemador grande y un balón de gas de 5 Kg. (disponibles en casi todas las estaciones de combustible). Incluso a grandes alturas, esto durará como una semana para unas diez personas. Durante el transporte es importante cuidar que la válvula del regulador de gas esté protegida contra el polvo. Por precaución, lleve un regulador de repuesto, recuerde que aquí en Chile éstos son diferentes.

No se olvide que una carpa no es un lugar para cocinar. En caso de que tenga que cocinar al interior de su carpa, tenga mucho cuidado pues está hecha de un material muy inflamable. Si la carpa está cerrada, se puede intoxicar fácilmente con monóxido de carbono. El agua hirviendo, platos y ollas calientes son otros peligros, así que tenga cuidado.

Es seguramente muy romántico preparar su comida en una fogata. Sin embargo, sea muy cuidadoso con las chispas que pueden hacer hoyos en su ropa, y si esto sucede ni siquiera el mejor Gore-Tex seguirá siendo impermeable. ¡Cuidado! El pasto “Festuca” de la Patagonia es también fácilmente inflamable, los incendios forestales son muy probables en los meses de verano. Por esta razón, en muchos Parques Nacionales está prohibido encender fogatas en la intemperie. Cuando sea posible, normalmente en los senderos más frecuentados, uno debería usar los lugares para fogatas ya establecidos. Por el contrario, cuando se hacen expediciones en lugares silvestres, se deben borrar todas las marcas de su paso. En el norte de Chile la madera es un producto raro, por lo tanto no use este recurso. Algunos trucos: prenda su fogata cerca de una fuente de agua, aíslelo con rocas y use sólo una cantidad limitada de madera. En caso de haber fuertes vientos, por favor absténgase de prender fuego, por el riesgo de que aumente el número de chispas que se vuelen. Cuando deje el campamento, extinga el fuego con agua.