Plantación de árboles nativos

“Una hectárea  de bosque fija captura anualmente alrededor de 13 toneladas de CO2 en forma de madera”.

En cooperación con la Corporación Nacional Forestal, CONAF, la Universidad de Católica del Maule, UCM y el Ministerio de Agricultura, plantamos árboles nativos. Los árboles  no solo capturan el CO2 en forma de madera y producen oxígeno vital, sino que también filtran el polvo del aire y reducen la temperatura debido a la evaporación. Nuestras acciones anuales de plantación se publican y son de libre acceso para el donante.

Porqué necesitamos de los bosques:

Aire para respirar

La fotosíntesis convierte el CO2 y el agua en ciertos tipos de azucares con la ayuda de la luz, produciendo oxígeno como producto de desecho.

Un árbol promedio absorbe alrededor de 13-18 kg de dióxido de carbono por día y libera 10-13 kg de oxígeno.

Por la noche, el azúcar resultante se convierte a través de la respiración celular en energía, que las plantas necesitan, entre otras cosas, para su crecimiento. Para este proceso, se consume oxígeno y se devuelve CO2 al aire circulante. Esto causa mucho escepticismo sobre el tema “Plantar árboles para compensar el CO2”. Sin embargo, en general, se une más CO2 y se produce más oxígeno y, por lo tanto, razón suficiente para que todos apoyemos la forestación con árboles nativos.

Enfriamiento por evaporación

Un árbol evapora alrededor de 400 litros de agua por día. La evaporación del agua requiere energía, que enfría el entorno alrededor del árbol. Especialmente en las zonas urbanas, este efecto es notable en los días calurosos.

Filtro de polvo

Cada año, un árbol filtra hasta 7 toneladas de polvo del aire circulante y, por lo tanto, protege nuestros pulmones de partículas de suciedad a veces peligrosas.