reptiles en chile
Alternative Text
de 13. Julio 2021

Reptiles en Chile


Reptiles en Chile – En todo el mundo hay más de 11500 especies de reptiles no aves, como lagartos, serpientes, tortugas y cocodrilos. En Chile sólo hay alrededor de 135 especies, pero aproximadamente la mitad de ellas son endémicas, es decir, sólo viven en nuestro país. Muchas de estas especies prefieren vivir en Chile Central, por lo que pueden ser observadas en esta zona durante casi todas las excursiones. A pesar de su presencia, aún son desconocidos muchos aspectos de su vida, e incluso pueden existir especies sin describir. Preguntamos a Sebastián Cáceres, profesor de biología y especialista en reptiles.

izq. a der.:
Sebastian Caceres
Claudio Reyes
Fabián Campos
Jorge Gagliardi

Biografía de Sebastián Cáceres:

Soy profesor de biología de la Universidad Metropolitana de de Ciencias de la Educación (UMCE). He trabajado en diferentes colegios, siempre enseñando la biología desde una óptica ecológica y naturalista, buscando que los alumnos valoren nuestra biodiversidad y ecosistemas. Los últimos 6-7 años mi interés ha estado puesto en la herpetofauna (anfibios y reptiles en Chile), uno de los grupos más olvidados y menos considerados de nuestra biodiversidad. En el camino he conocido a Jorge Gagliardi, un colega que recientemente descubrió que su pasión eran la fotografía e investigación en reptiles. También se suman nombres como Fabián Campos, médico veterinario fanático de los Pristidactylus, unos lagartos chilenos. El Dr. Claudio Reyes, herpetólogo y ecólogo conductual, y más recientemente, Nicolás Zañartu; estudiante de segundo año de periodismo y naturalista.


La observación de aves es cada vez más popular. ¿Existe también un interés creciente por aprender más sobre los reptiles en Chile?

A través de la creciente actividad en el grupo de Facebook y mi experiencia en terreno, conociendo a varios naturalistas y fanáticos de la fotografía de naturaleza, yo diría que cada vez más personas se interesan por nuestros reptiles y anfibios. Esto podría estar explicado porque resultan ser bastante fotogénicos y muchas veces te esperan tranquilos para que logres unas cuantas tomas (a diferencia de las aves ). Hemos observado también un incremento en la cantidad de personas que se interesan por aprender más de estos animales, su historia natural, cómo identificarlos, y dónde verlos. El problema con este último punto es que muchas veces nos da un poco de miedo entregar los datos exactos de dónde ver los ejemplares porque se puede dar que personas inescrupulosas que podrían ir a capturar para venta y/o tenencia ilegal.

Gruñidor del sur (Pristidactylus torquatus)

¿Cuál es la diferencia entre lagarto y lagartija?

Realmente no existe una diferencia descrita científicamente, ambos son términos comunes que no obedecen a criterios científicos. Aunque, se podría decir, por comodidad más que nada, que los lagartos son más grandes que las lagartijas. Bajo ese criterio totalmente arbitrario, la iguana chilena sería un lagarto y todas las demás especies de lacértidos serían lagartijas. Tal vez para otra persona, la separación entre lagarto y lagartija se encuentre a los 15 centímetros de longitud o por peso, etc. También dependerá del lugar del mundo en donde nos ubiquemos. Por ejemplo, en muchos países se les llama “lagarto” a especies de Cocodrilos.

Los reptiles en Chile ponen huevos como las gallinas, ¿por qué nunca he descubierto un nido?

Esta pregunta es muy común y tiene una respuesta muy interesante que, por lo menos a mí, me sorprendió mucho al conocerla. Aproximadamente el 50% de los reptiles chilenos son ovíparos, es decir que ponen huevos en un sustrato externo al cuerpo. Por otra parte, el 50% restante es vivíparo, lo que significa que estas especies conservan los huevos dentro del cuerpo hasta que eclosionen, siendo posteriormente paridos a través de la cloaca de la hembra. Este gran porcentaje de especies vivíparas puede estar explicado por la gran presencia de especies de altura que deben convivir con temperaturas muy bajas e incluso nieve durante varios meses del año. Además, puede llegar a ser difícil avistar un nido porque muchos lagartos entierran sus huevos. Se ha postulado que esto podría ayudar a reducir su deshidratación.

A diferencia de los mamíferos, sólo pueden regular su temperatura corporal mediante el sol. ¿Qué ventajas tiene esto? ¿Se pueden ver en invierno?

Los reptiles son animales ectotermos, es decir requieren de fuentes externas de calor para aumentar su temperatura corporal. Esto explica porqué vemos a las lagartijas pasar largos ratos asoleándose hasta lograr una temperatura fisiológicamente adecuada para su funcionamiento y actividades, como la alimentación. Curiosamente, no todos los reptiles chilenos deben estar directamente al sol para obtener el calor necesario. Hay especies como los gruñidores que prefieren estar a la sobre de los árboles y otras como las iguanas chilenas que podrían pasar todo el día al sol sin mayores complicaciones.

Brumación

Respecto a la última pregunta, va a depender de la especie, existen especies que entrada la temporada fría entran en un proceso conocido como brumación, donde la actividad metabólica se reduce drásticamente hasta que aumenten las temperaturas. No todas las especies de reptiles en Chile entran en brumación con la llegada del otoño y el invierno, incluso algunas pueden interrumpir su brumación si las condiciones ambientales así lo ameritan (un día soleado y caluroso en invierno, por ejemplo).

Culebra de cola corta (Tachymenis chilensis

A diferencia de la mayoría de los países sudamericanos, no tenemos tortugas terrestres. ¿Por qué?

Una explicación plausible a las diferencias de biodiversidad que presentamos como país con el resto de Latinoamérica viene dada por nuestra condición de isla biogeográfica. Nuestro país presenta grandes barreras naturales que dificultan la migración y el flujo genético. Por el norte tenemos el gigantesco Desierto de Atacama, por el este la Cordillera de los Andes, y por el oeste y el sur, el océano Pacífico. Esta podría ser una de las razones por las que no contamos con especies de tortugas terrestres nativas.

Gruñidor de Valeria (Pristidactylus valeriae

¿Cuál es la diferencia entre culebra y serpiente?

Los términos serpiente y culebra, al igual que lagarto y lagartija, son nombres comunes que no necesariamente tienen criterios científicos que los sustenten. En este caso en particular podríamos decir que un término incluye al otro, ya que, todas las culebras son serpientes, pero no todas las serpientes son culebras. Desde una perspectiva taxonómica, las serpientes corresponden a todas las especies de escamosos (orden Squamata) que integran el suborden Serpentes. Este grupo se caracteriza por la ausencia de patas (aunque algunas tienen vestigios de ellas), quimiopercepción desarrollada, cráneo altamente cinético, ausencia de apertura auditiva, entre otras características del cráneo y la forma de los dientes.

Lagartija de vientre anaranjado (Liolaemus pictus)

Todas las culebras son serpientes

Dentro de este grupo encontramos otro más pequeño denominado colúbridos (Familia Colubridae) o (culebras). Todas las serpientes chilenas son culebras (la única excepción sería la serpiente marina Hydrophis platurus de Rapa Nui). Otra forma de verlo es la disposición de los dientes que inoculan el veneno. En el caso de las culebras, estos se encuentran en la parte posterior de la boca, generando que su mordedura poco peligrosa para el humano. Otras especies, como las cobras, presentan estos dientes en una posición más frontal y su mordedura es de alta peligrosidad.

Nuestras dos especies de culebras se llaman cola larga y cola corta. ¿Dónde empieza la cola en ellos?

La cola de las serpientes comienza después de la cloaca, que es una cavidad abierta al exterior que se encuentra al final del tracto digestivo, donde se encuentran las porciones finales del aparato reproductor y excretor. Por esta razón, los reptiles liberan sus desechos por el mismo orificio por el que se reproducen (al igual que las aves y anfibios). La culebra de cola larga presenta una cola que mide un tercio aproximado de su cuerpo, mientras que la culebra de cola corta presenta una cola de un sexto de su longitud total (Dato aportado por Claudio Reyes ).

Culebra de cola corta (Tachymenis chilensis

Muchos reptiles en Chile están en peligro de extinción. ¿A qué se debe esto y qué debemos cambiar?

Lo que mencionas es correcto, actualmente muchas especies de reptiles en Chile de la zona central se encuentran en graves problemas de conservación. Esto se debe en mayor medida al cambio de uso de suelo producto de la urbanización. El avance de la ciudad va generando como consecuencia la destrucción de zonas naturales que fueron hábitat de reptiles como la lagartija de Gravenhorst (Liolaemus gravenhorstii) que actualmente se encuentra en peligro de extinción según la IUCN . Existen otros casos, como los lagartos gruñidores de la zona central (gruñidores de Álvaro, Valeria y El Volcán), que debido a su baja densidad poblacional y reducida superficie de distribución, se encuentran en peligro de extinción.

En peligro de extinción

Una alternativa que podría aportar al cuidado de las especies en peligro sería fomentar la educación ambiental, propiciar que todos los niños conozcan y valoren estas especies y su importancia ecológica. Por otra parte, la protección de los sectores donde se encuentran habitualmente sería una excelente medida. Y finalmente, fomentar y financiar iniciativas de conservación ex-situ (como por ejemplo el caso de la ranita del Loa). Esto podría contribuir a repoblar sectores históricos donde hubo presencia de la especie que se encuentren en grave riesgo de ser degradados por acción humana. Finalmente, la tenencia responsable de mascotas ayudaría a no afectar negativamente las poblaciones de anfibios y reptiles.

Iguana chilena, macho (Callopistes maculatus) – FOTO: JORGE GAGLIARDI

Se dice que los lagartos tienen un tercer ojo. ¿Qué significa esto?

El llamado “tercer ojo” u “ojo pineal” es en realidad una estructura cuya función no está completamente clara. Lo que si se sabe es que está relacionada con la detección de luz y la producción de hormonas, como la melatonina, que ayudan a la regulación de los ciclos de día y noche en lagartos (ciclo circadiano)

Los lagartos macho y hembra suelen tener una coloración muy diferente. ¿Es siempre así?

Esto se conoce como dicromatismo sexual y es más marcado en algunas especies que en otras. Por ejemplo, en el caso de Liolaemus tenuis, los machos presentan una potente coloración azulada, amarilla y verde, a diferencia de la hembra que mantiene colores más opacos, donde predomina el gris. Existen algunas especies, como Liolaemus chiliensis, donde el color de machos y hembras no es necesariamente distinto, por lo que los herpetólogos tienen que recurrir a su anatomía para sexarlos (determinar el sexo). Lo anterior se conoce como “dimorfismo sexual” e implica diferencias anatómicas entre los miembros de una misma especie en base a su sexo. Por ejemplo, en casi todos los lagartos es observable un abultamiento en la base de la cola en los machos, dado que ahí se alojan los hemipenes. Un ejemplo de dimorfismo sexual evidente es el caso de las iguanas chilenas (Callopistes maculatus) donde los machos, además de ser más grandes y rojos, presentan una marcada papada que los diferencia de las hembras de cuello estilizado.

Culebra de cola corta (Tachymenis chilensis

¿Qué distingue a una iguana de otros lagartos?

La iguana chilena, técnicamente hablando no es una iguana per se. En verdad es un pariente lejano de las iguanas típicas. Las iguanas chilenas son miembros de la familia Teiidae, que incluye, por ejemplo, a los lagartos overos. El resto de las lagartijas chilenas, son parientes más cercanos de las iguanas verdaderas que de la iguana chilena.


Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *