Alternative Text
de 19. Febrero 2024

Naturaleza herida: Manuel Fernando Cortés Alfaro y la batalla por la vida en Chañaral


entrevista por Mikaela Checura Koralek

Manuel Fernando Cortés Alfaro, nacido y criado en Chañaral, ha dedicado su vida al transporte público y privado. Su compromiso con la protección del medio ambiente es evidente, sirviendo como presidente de la Agrupación Ecológica CHADENATUR desde su fundación en 2001, donde lidera a los “Chañaralinos Defensores de la Naturaleza”. Además de sus labores en el transporte y la conservación ambiental, Manuel ha escrito ya tres tomos del libro “La Muerte Gris de Chañaral” en donde plasma la realidad de vivir en una ciudad contaminada, es por ello que en esta entrevista indagaremos un poco más de sus experiencias como conocedor de las tierras de Chañaral y de la contaminación vivida. 

Manuel Fernando Cortés Alfaro

¿Cómo y por qué decidiste escribir “La muerte gris de Chañaral”?

Se puede decir que el libro ” La Muerte Gris de Chañaral “, nació de la casualidad al ver tanta historia y estudios sobre la dramática situación ambiental de Chañaral. Lejos de una pretensión literaria es un relato crudo de investigación que hoy sirve en variadas tesis que articulan diversos profesionales en distintas áreas. Escribí el libro sin tener la experiencia de contar un relato ni cómo incorporar un estudio o las respuestas de éste y terminé escribiendo un libro sin tener pretensiones literarias que en la actualidad ya cuenta con tres ediciones siendo la primera el 2010. 

¿Por qué se forma Chadenatur?

Chañarinos defensores de la naturaleza (Chadenatur) nace por una necesidad cada vez más creciente en tanto nos dábamos cuenta de la gravedad de la situación, y contribuimos a poner una voz de alerta en lo que tenía que ver en la calidad de vida y en la vida misma que afectaba directamente a la población de Chañaral sin distinción. 

La contaminación ambiental era un vacío que existía en Chañaral. El punto de partida y la razón de ser de la agrupación ecológica es la situación ambiental de Chañaral, sin perjuicio de eso hemos hecho trabajo de plantaciones de árboles, limpiezas, campañas de cambio climático; charlas donde contamos la historia real mostrando tablas de estudios de orina y sangre realizados a personas en Chañaral, al igual, que abordamos otros temas como lo por ejemplo cómo realizar un reclamo en él SEA, empoderar a las personas para que aprendan a reclamar en la Superintendencia de Salud o a la Superintendencia del Medio Ambiente.  

¿Cómo explicaría o definiría lo que fue todo el proceso de la demanda contra Codelco?

Lo que llamamos demanda fue tan solo un recurso de protección que, si bien sentó precedentes a nivel internacional en materias ambientales, y, que, al mismo tiempo, obligó a la estatal CODELCO a no continuar botando los relaves en la bahía de Chañaral, no contempló reparación ni resarcimiento a una comunidad de personas. 

¿Ya sea Codelco o  Andes Copper Mining Company se han hecho cargo de los daños ambientales generados, aparte de la creación del tranque?

Después de la nacionalización del cobre quedó CODELCO como el responsable legal según los tribunales de justicia y lejos de hacerse cargo no han contribuido en nada importante a la comunidad dañada, incluso han negado durante años su responsabilidad. 

Ayudan en lo que son las juntas de vecinos con migajas, por ejemplo, les piden plata para pinturas o para hacer fiestas y ellos se las dan. CODELCO contribuye con accidentes de derrames de concentrados en el Río Salado de ácido sulfúrico y ahí es cuando los sindicatos piden indemnizaciones, visibilizando el conflicto haciendo protestas y paralizando la carretera. Entonces CODELCO para limpiar la imagen intenta solucionar lo más pronto posible a través de esos métodos. 

¿Sientes que el estado y las entidades de esté han tomado medidas suficientes para remediar la situación?

Hemos alzado la voz en distintas instancias, sin embargo, más allá de las buenas palabras no se han conseguido resultados que, a lo menos, se pueda vislumbrar un asomo de justicia social.

Recién el año pasado logramos después de mucho trabajo y esfuerzo, por medio de lobby y cartas que se inicie un proceso de medición de material particulado (PM), quedó en acuerdo que la Municipalidad de Chañaral compraría dos estaciones de PM de 2.5 por que siempre estuvimos en desacuerdo que el Ministerio del Medio Ambiente instalara una estación de pm10; para nosotros es más fundamental el 2.5 por qué es el material más fino y más peligroso que ingresa fácilmente al organismo humano, pero fue una tarea de nosotros, no es como que se les ocurriera a la autoridad. Los estudios que se han hecho han sido por médicos que están optando a un nuevo título y los hacen por medio de CONICYT o cosas así, pero la mano del estado nunca ha estado presente con la voluntad necesaria en Chañaral.

¿Ha existido un medio de compensación después del fallo de la Corte Suprema, ya sea de forma monetaria o de alguna otra índole para las personas afectadas?

No se ha recibido nada en proporción al daño causado, tan sólo lo que indicamos como migajas distractivas que caen en organizaciones fáciles de convencer.

¿Cómo ves los efectos secundarios en la fauna y en las personas habitantes del lugar? 

La biodiversidad no tiene reparación ni recuperación de su fauna, flora o fungi. El 75% del relave está en el fondo marino, no permitiendo vida marina.

Han existido estudios epidemiológicos en menores, donde se encuentran plomo y arsénico en su sangre. Los niños con plomo tuvieron que ir al médico para que les den vitamina, pero no hubo una especialización para tratar de descontaminar el cuerpo, en personas menores de 15 años se han tomado exámenes de capacidad respiratoria en donde muestran que tienen un tercio de capacidad en comparación con otras ciudades. 

¿Existió o existe un seguimiento a las personas contaminadas? 

Absolutamente nada, y puede ser porque son estudios independientes no validados por el Ministerio de Salud o porque no existe la voluntad de iniciar un proceso de mitigación.

¿Se ha logrado recuperar la flora y fauna del sector? 

Siempre se ha dicho que algún día la naturaleza hará un proceso de recuperación, pero eso, hasta el momento no ha ocurrido, es más, es preocupante no contar con un estudio toxicológico de peces y mariscos que son parte importante de la cadena alimenticia, hay mariscos que crecen y mueren por que sus conchas no tienen consistencia, no son firmes debido a la contaminación. 

¿Cómo está Chañaral en la actualidad? ¿Bajó la tasa de población?

Sigue todo igual en cuanto a la percepción social, pero sí ha bajado la tasa de población. Los vecinos emigran a ciudades más saludables y, que a la vez, cuentan con mayores oportunidades en salud y educación, y el factor medioambiental juega un papel preponderante.

 ¿Cómo planteas una mejora de la situación?

Siento que es casi imposible porque la contaminación fue demasiado grande. Pero si se realizan puntos que midan el PM 2.5 se podría mostrar con mayor claridad la contaminación que existe, frenando con esto nuevos proyectos que puedan aumentar la contaminación.

Comenzar con un claro diagnóstico ambiental que la ciudadanía merece, esto será un punto de partida que nos permitirá mirarnos en un espejo y determinar nuestro desarrollo o cerrar la puerta por fuera a esta ciudad que se niega a morir.

imagen y más información en https://sge.usal.es/archivos/geogacetas/geo67/Geo67_p59_62.pdf


Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *