Alternative Text
de 3. Marzo 2024

Lo que hay detrás de la creación de los senderos para gente con discapacidad visual de la CONAF


entrevista por Mikaela Checura Koralek

Senderismo inclusivo – En esta ocasión, tenemos el privilegio de conversar con Eliécer Ñanculfil Caniullan, oriundo de la cuenca del Río Toltén, Técnico Forestal, Ingeniero en Prevención de Riesgo y guardaparques con 27 años de experiencia. Quien ha dejado su marca en varios parques nacionales de la región de la Araucanía. Desde Nahuelbuta hasta la reserva nacional Alto Biobío.

En sus 12 años en el Parque Nacional Villarrica, su labor se centra en la educación ambiental y la inclusión social. Durante la pandemia, respondió a las demandas de la ciudadanía con videos educativos para todas las edades, abordando la importancia de preservar la naturaleza, en gestión con la Universidad de la Frontera, campus Pucón. Además, ha liderado iniciativas de Baños de Naturaleza y accesibilidad para personas con discapacidad, haciendo que la estadía en el parque sea agradable para todos. Es por ello que quisimos ahondar más en su experiencia sobre todo con personas con discapacidad visual. 

¿De dónde nace la iniciativa de crear parques para personas ciegas?

Nace de un trabajo sostenido con un liceo de la comuna de Villarrica en donde nos mostraron una propuesta y en paralelo como parque nacional teníamos una mesa de trabajo sobre la discapacidad con la Universidad de la Frontera Campus Pucón y la Oficina de la discapacidad de la Municipalidad de Pucón, promoviendo que las áreas naturales tienen que ser accesibles para todas las personas. 

Al comienzo se centró en el turismo y después le dimos otra orientación con los baños de la naturaleza vinculando el lado ancestral de los parques. Conociendo como por ejemplo los beneficios del boldo, los sabores de las plantas, lo que se siente abrazar a los árboles y sus texturas; orientándolo a algo más sensitivo, pensando en las personas ciegas, centrándonos desde esa mirada para crear un Parque Nacional inclusivo.

Sendero Los Boldos

¿Cuál crees que es el punto más problemático a la hora de cambiar un parque para personas sin discapacidades a uno para personas con discapacidad?

A veces los problemas los tenemos nosotros mismos que no soñamos lo que queremos y si nosotros queremos o soñamos un parque inclusivo, tratemos de ejecutar ese sueño, enfoquémonos en eso, en tener la infraestructura y los elementos habilitantes necesarios para lograrlo. 

Vimos la necesidad que había en los parques nacionales de oferta hacia un segmento de la sociedad que ha estado desvalida. Tenemos el compromiso social como CONAF que todos los Parques Nacionales sean habilitados para todas las personas, también contamos con la política de CONAF que promueve los Baños de la Naturaleza y ¿Cómo le damos la facilidad a una persona ciega a que venga al Parque Nacional Villarrica a darse un baño, si no están las condiciones? Esto no recurre de infraestructuras gigantes ni de millones de dólares, sólo requieren de voluntad, de gestión y de ponerle empeño, de soñar y ser operativo con el sueños.

¿Qué diferencia existe entre estos parques y otros? 

Cada parque es una realidad diferente a la otra, pero para no ortopedisar a los parques nacionales ni los senderos, los elementos de apoyo son fundamentales, y lo otro que es importante es destacar que en este caminar avanzar y crear senderos para personas con discapacidad que sea inclusivo en donde se aborden todas las discapacidades en un sólo sendero, es que los senderos se hagan con la opinión de las personas con discapacidad.

 A veces nuestra capacidad de ser empáticos va más allá de lo que la persona con discapacidad quiere al relacionarse con la naturaleza, es cosa tan básica como sólo facilitarle un poquito la accesibilidad de un parque nacional, sin ortopedizar.

 ¿Qué artefactos se implementan en estos recorridos?

En el caso de las personas ciegas contamos con una barra direccional de aproximadamente 3 metros, se utiliza con una persona que ve, que vendría siendo el guía y pueden ir dos personas ciegas atrás y recorrer el sendero que se les ocurra, donde no habría limitante en moverse, pero no goza de autonomía. 

Hay un camino que es el sendero los boldos en donde la idea es que la persona tenga autonomía, es un recorrido de 450 metros donde la persona puede recorrer sin ayuda de un tercero. Esto es posible porque consta de una cuerda y de tecnología de códigos QR. Al empezar el SENDERO aparece una información de cómo se usa la aplicación, los códigos entregan información de seguridad, descripción de los árboles, los invita a tocarlos y a abrazarlos. 

La aplicación que usamos es Voiceye, ésta es externa a nosotros y nos las recomendaron las mismas personas ciegas, la aplicación es libre pero ya no se pueden agregar más senderos, ya que está obsoleta no cuenta con más actualizaciones; así que ahora estamos en búsqueda de otra tecnología para que logre entregar la información a las personas y lograr tener más senderos autónomos contando sólo con el apoyo de los celulares. 

Voiceye

 ¿Crees que se podría aumentar la motivación de las personas con capacidades especiales a estos parques o a la naturaleza?

 Falta más difusión para que se vea que esto existe, quiero hacer una invitación para que las personas con discapacidad vayan a los parques nacionales, para que puedan conocer las experiencias que hay y del trabajo que se está desarrollando; en este caso en el Parque Nacional Villarrica, con lo que se ha generado para las personas ciegas. 

 ¿Sientes que los parques para personas ciegas han tenido la valoración que corresponde? 

 Por supuesto que sí, las personas que hacen uso de los implementos de apoyo quedan contentas. 

Quizás hay un punto aparte de cómo la sociedad chilena nos enfrentamos a las discapacidades, muchas veces no mostramos las oportunidades  a las personas con capacidades especiales las calles no están adaptadas y es difícil llegar a un Parque Nacional o simplemente como sociedad no sabemos  cómo ayudar a personas con discapacidad Entonces como usuario con discapacidad yo me aíslo, me es más cómodo quedarme en la casa y no hago uso de estos espacios de naturaleza, no interactuando ni socializando con los árboles, con las aves, que son nuestros hermanos. Esto escapa un poco del quehacer diario, tenemos que avanzar como sociedad y ser partícipe de lo que un grupo de personas le estamos poniendo el empeño. 

¿Cómo ves a Chile en 10 años más con relación a los parques para personas ciegas? 

Lo sueño más inclusivo, con personas con discapacidad empoderadas de los espacios públicos, y que desde el Estado sean más proactivos frente a la discapacidad, yo tengo la impresión, puede que esté equivocado pero en general nosotros nos acordamos de la inclusión en diciembre para la Teletón, entonces, tenemos que construir todavía sociedad en ese aspecto; pero lo estamos haciendo bien, el Estado debiera tener un rol mucho más activo más allá de las leyes, quizás mayor participación en la parte operativa para que las personas puedan ir a los espacios naturales. En definitiva, el ir a los espacios naturales es salud, mental, sensorial, física, salud del alma.

¿Tienes algún mensaje que quieras entregar? 

 Quiero hacer una invitación a utilizar estos espacios naturales a darse baños de la naturaleza, a caminar descalzos, a reconectarse con la naturaleza. Recordar que somos hijos de la tierra, a hacer uso de los espacios con los sentidos que tengamos vigentes, sentir el golpe del viento en la cara, en el cuerpo, los sabores silvestres. Buscar la felicidad a través del uso de los sentidos conscientemente, que todas las personas puedan hacer uso de estos lugares de naturaleza.


Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *