Equipamiento Outdoor y sostenibilidad
Alternative Text
de 1. Abril 2022

Equipamiento Outdoor y sostenibilidad


Equipamiento Outdoor y sostenibilidad – Cuando se fundaron los primeros clubes de deportes de montaña y naturaleza hace más de 100 años, una amplia masa de la sociedad entró en contacto con la naturaleza y al mismo tiempo, el hombre empezó a dejar su huella en los paisajes que recorría. Como en todos los ámbitos de la sociedad, es importante encontrar un equilibrio. Los viajes de larga distancia no deben darse por sentados, sino que deben ser un acontecimiento importante. Las aventuras en nuestra puerta nos permiten descubrir la naturaleza con una huella de carbono mucho menor. Las zonas protegidas deben ser designadas como espacios naturales y ofrecer a la fauna y la flora una última oportunidad de refugiarse.

Hoy en día, apenas hay zonas en la tierra que no se exploten para el turismo. Cuanto más remota o inhóspita sea la zona, mayor será la exigencia de los equipos. La industria de las actividades al aire libre está en auge y su oferta es cada vez más sofisticada. Los productos y materiales de alta tecnología garantizan la seguridad en la montaña, la protección contra los elementos y la ligereza del equipaje sobre los hombros.

¿Qué debemos tener en cuenta en nuestro equipo outdoor? ¿Dónde está la delgada línea roja entre el comercio y la sostenibilidad? La empresa VAUDE aplica un modelo de negocio sostenible.

Preguntamos a la directora general Antje von Dewitz.

Antje von Dewitz


Sra. Dewitz, ¿conoce Chile?

Nunca he estado (¡desgraciadamente!) en Chile. Sólo como estudiante, estuve durante dos meses en Argentina y Bolivia. Fue una experiencia increíblemente impresionante, sobre todo la excursión de senderismo allí.

En Chile todavía tenemos mucha naturaleza virgen en comparación con Europa. ¿Qué errores hemos cometido en Europa que Chile debería evitar?

Desde mi punto de vista, la situación no es directamente comparable, ya que Europa ha estado muy densamente poblada durante siglos. Esto significa que los Alpes, en particular, han experimentado una gran presión de asentamiento, intensificada durante más de 100 años por la industria y el turismo, con la correspondiente infraestructura (carreteras, teleféricos, zonas de esquí, etc.) La naturaleza salvaje prácticamente ya no existe en Europa Central. Tal vez Chile aún pueda contrarrestar esto, designando áreas protegidas a gran escala. En vista de la explotación de los recursos minerales y a la necesidad mundial de recursos (palabras clave: cobre, litio), esto es ciertamente urgente.

VAUDE Alemania

Una economía del bien común (EBC) funciona sin perder de vista el medio ambiente. ¿Es ésta nuestra responsabilidad moral?

Como empresario, considero incluso que es mi obligación responsabilizarme de la naturaleza, por las generaciones presentes y futuras. Lamentablemente, nuestro sistema económico actual está demasiado centrado en los factores de éxito financiero, desde los incentivos de gestión interna hasta la fiscalidad gubernamental. Incluso el precio del CO2 por los derechos de contaminación está dentro del marco de la lógica capitalista.

Las empresas que quieren operar de forma sostenible lo tienen mucho más difícil y tienen que lidiar con considerables desventajas.

La economía del bien común establece aquí un interesante contramodelo, al incluir también los factores ecológicos y sociales en el balance.  La contribución social de una empresa también se evalúa en función de estos “factores blandos”. Para mí, la EBC es, por tanto, un muy buen instrumento para sensibilizar a las empresas sobre su responsabilidad social, señalando al mismo tiempo campos de actuación y permitiendo también una evaluación transparente. Como portavoz de EBC, también abogo por una mayor consideración del concepto de bien común a nivel de la UE.

Las materias primas, la producción, la energía, el transporte, pero también las condiciones de trabajo entran en su equipo. ¿Cuáles son sus prioridades en estas áreas en términos de sostenibilidad?

En los últimos años, en VAUDE nos hemos centrado mucho en la selección de materiales respetuosos con el medio ambiente para nuestros productos y en las condiciones sociales de trabajo en los países de fabricación. Fair Wear acaba de confirmar nuestra condición de líder una vez más. En nuestra sede, ya se han aplicado muchas medidas medioambientales, desde la electricidad ecológica y los comedores orgánicos hasta la gestión de la flota. Para el año 2022, nos hemos comprometido con la neutralidad climática como objetivo principal. Todas las emisiones generadas en la cadena de suministro a través de la producción de materiales, la fabricación, el transporte, etc. se compensarán en su totalidad.

Al mismo tiempo, estamos trabajando en varios proyectos para reducir aún más nuestra huella, especialmente a nivel de producto.  Esto se debe a que la mayoría de las emisiones se producen en la cadena de suministro anterior. En 2024, el 90% de los productos de VAUDE deberán estar compuestos por materias primas recicladas o de origen biológico, es decir, renovables.

Mantener la huella lo más suave posible y compensar los impactos negativos son los principales retos de la industria de las actividades al aire libre. ¿Cómo puede la industria hacer el mundo un poco mejor?

La industria textil mundial es responsable de cerca del 10% de las emisiones perjudiciales para el clima.  Así que somos parte del problema, y al mismo tiempo queremos contribuir a mantener el planeta habitable como parte de la solución. En el sector de las actividades al aire libre, la conexión con la naturaleza es quizás algo más fuerte y la idea de la protección del medio ambiente está muy extendida. Por lo tanto, en mi opinión, puede ser pionera para toda la industria textil y de la moda. Aunque nuestro impacto como empresa es más bien pequeño en términos globales, queremos mostrar las posibilidades con nuestro compromiso y demostrar así que se puede hacer negocio con éxito de forma sostenible.

A diferencia de lo que ocurre en Chile, en Europa hay muchos sellos de calidad. ¿Apoyan realmente a los clientes en sus decisiones de compra?

Cuando introdujimos nuestra etiqueta VAUDE Green Shape en 2010, ya había una serie de sellos como Bluesign, Fairwair, GOTS, etc., pero para nosotros Green Shape era un metasello para evitar confundir a los clientes con una multitud de logotipos, sino para señalar el más alto nivel. En otras palabras, la simplificación para el mundo exterior. La validación por terceros, es decir, la verificación por parte de organismos independientes, es una parte esencial de nuestra filosofía de sostenibilidad.

En Alemania, el Botón Verde, un sello controlado por el Estado que tiene en cuenta criterios medioambientales y sociales, es sin duda una buena herramienta de orientación. Además, existen portales en Internet, que permiten una rápida clasificación de los sellos. Es similar a los alimentos ecológicos. Si se mira un poco más de cerca, se puede separar el trigo de la paja e identificar los certificados fiables.

¿Qué requisitos exigen a sus productos en términos de sostenibilidad?

Hemos revisado y endurecido nuestros criterios de la Forma Verde para el verano de 2022. Por ejemplo, un producto Green Shape debe estar compuesto por al menos la mitad de materiales reciclados o de origen biológico. Los productos químicos nocivos para el medio ambiente, como los PFC (fluorocarbonos en las membranas y los acabados hidrófugos) son, por supuesto, un tabú. Consideramos la huella del producto de forma holística, desde la cuna hasta el final de la vida, por así decirlo.  Ya en el diseño de los productos, establecemos criterios elevados de calidad y durabilidad y prestamos atención a la eficiencia de los materiales y a su reciclabilidad, así como a su buena reparabilidad.

¿Cree que los servicios de reciclaje y reparación también serían argumentos de compra importantes en Chile?

Ciertamente, los problemas son los mismos en todo el mundo. Cuando veo imágenes de enormes vertederos textiles en Chile, estos son incluso argumentos muy tangibles.  Por desgracia, se sigue tirando demasiada ropa. Sin embargo, también hay que decir que, por desgracia, hasta ahora no existe ningún sistema de recogida y reciclaje de textiles de ciclo cerrado que funcione, ni siquiera en Alemania. Cuando desarrollamos nuevos productos, prestamos mucha atención a la posibilidad de reparación y al diseño circular, y ofrecemos consejos para el cuidado y vídeos de reparación en la red. Los Cafés de Reparación son, sin duda, un buen lugar al que acudir si no se encuentra la pieza de recambio adecuada.

En Chile apenas hay revistas, poca información sobre los productos, y el asesoramiento en las tiendas de aire libre a menudo podría ser mejor. ¿Cómo quiere llegar a los clientes?

Chile es sólo un pequeño, aunque muy importante, mercado de exportación para nosotros. Al fin y al cabo, gracias a ti, también hay muchos turistas de senderismo. 😊 Ofrecemos a nuestros concesionarios un completo paquete de marketing y formación, desde material informativo en la tienda hasta tutoriales online sobre nuestros productos.  Actualmente estamos trabajando en la ampliación de nuestro Campus Green Shape sobre temas de RSE, que ha tenido mucho éxito en Alemania, para convertirlo en una plataforma de formación digital. Y, por supuesto, hay muchos vídeos informativos en YouTube.  Gracias a Internet, la mayor parte de la información está ahora a un solo clic.

Por último, nos gustaría saber dónde podemos comprar los productos VAUDE aquí en Chile.

Nuestro socio de distribución Limite Sur ofrece numerosos puntos de venta y una gama bastante amplia de VAUDE, especialmente para tiendas de campaña y mochilas.


1 Comentario


  • Warning: Undefined array key 180 in /home/www/trekkingchile.com/wp-content/themes/trekkingchile_es/functions.php on line 60
    Abril 1, 2022 – Mauricio dice:

    es una interesante entrevista, que aporta mucho a esta visión de la economía del bien común, recomiendo leerla

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.