Alternative Text
de 5. Febrero 2024

Chañaral – La bahía olvidada


La Bahía de Chañaral, situada en la Región de Atacama, a pocos kilómetros antes de la reserva nacional Pan de Azúcar, solía ser conocida por albergar una rica biodiversidad en Chile gracias a la influyente corriente de Humboldt. Sin embargo, su paisaje cambió drásticamente con la llegada de la empresa estadounidense Andes Copper Mining Company, quien construyó la mina de cobre Potrerillos en el interior de Chañaral.

Mikaela Checura Koralek

Periodista

Teléfono celular: 973790947
Mikachecura@gmail.com


La contaminación por dicha empresa comenzó en 1938, cuando colmaron los rebalses terrestres del relave de la minera, provocando el vertimiento de los desechos tóxicos en el río El Salado el que desemboca directamente en el mar. La planta concentradora procesaba 36.000 toneladas de mineral molido diariamente de los cuales, sólo se recuperaban 1.000 toneladas en forma de concentrado de cobre; las 35.000 toneladas restantes junto con 85.000 toneladas de aguas residuales terminaron en el río El Salado, por ende, en el océano. 

En 1959 Andes Copper finalizó con el uso de Potrerillo y dio inició con la explotación de la mina El Salvador, ubicada cerca de la mina anterior en Chañaral, la cual, por la nacionalización del cobre pasó a manos de la Corporación Nacional del Cobre de Chile (CODELCO) hecho que no frenó el derrame de los desechos mineros. 

Posterior al traspaso de la minera en 1975, CODELCO intentó desviar los desechos mediante la construcción de un canal hacia el norte, en dirección a la reserva nacional Pan de Azúcar. No obstante, las corrientes marinas redirigieron los desechos nuevamente hacia Chañaral.

En los años 90, la grave contaminación generada llevó al Comité Ciudadano de Chañaral buscó una indemnización por daños, pero por falta de apoyo del presidente Patricio Aylwin no se logró, al igual que la Conama planteó un plan de descontaminación con un presupuesto que bordeaba los 500 millones de dólares el que no se llevó a cabo. 

El cese de dicha contaminación se dio luego de muchas apelaciones por parte de la ciudadanía y líderes sociales frente a la Corte de Apelaciones de Copiapó, para que finalmente el 23 de junio de 1988 fuera acogida una de ellas. Responsabilizando a CODELCO por violar los derechos constitucionales de vivir en un ambiente libre de contaminación a lo que ellos se negaron. Pasando así a la Corte Suprema en la cual, se tuvo un fallo histórico en carácter ambiental a favor de los ciudadanos, exigiendo la interrupción del vertimiento de los desechos al mar y la construcción de un tranque de relave. Fue en 1990 que CODELCO construyo el tranque Pampa Austral para dar fin a la contaminación. 

Si bien, el fallo fue positivo, no abordó temas cruciales como la reparación ambiental y la salud de los habitantes, muchos de los cuales ahora sufren de contaminación por cobre, mercurio y aluminio. A pesar de la evidencia, el Estado chileno, la Comisión Regional del Medio Ambiente y otras instituciones han negado repetidamente la contaminación ambiental en Chañaral, defendiendo a CODELCO.

Incluso años más tarde el presidente, Ricardo Lagos, en el 2003 contribuyó a la desinformación al bañarse públicamente en la Playa Grande de Chañaral, asegurando que no existían metales pesados. Esta acción generó una señal equivocada, poniendo en peligro la salud de las personas. 

La historia de contaminación de Chañaral es conocida como una de las peores contaminaciones ambientales a nivel global, en donde por aproximadamente 50 años se vertieron 320 millones de toneladas sólidas de residuos mineros y 850 millones de toneladas de aguas servidas de los procesos industriales al mar, dentro de estos elementos se destacan: arsénico, manganeso, zinc, cobre y fierro.  

Los años de contaminación no pasaron en vano en el suelo marino, creando un gran y rotundo cambio en el ecosistema de Chañaral, dentro de estos se destacan la creación de playas inexistentes que nacieron a base de contaminación, el levantamiento de cuatro metros en el suelo marino; al igual que el cambio geográfico de las playas en donde el mar de recogió dos kilómetros de su ribera natural, haciendo desaparecer los muelles.  

Dentro de la vida marina también hubo repercusiones de gran magnitud como lo es el alto nivel de cobre en el mar el que varía entre 45 y 90 veces el valor máximo dentro de los límites de normalidad, según un análisis de bioacumulación de cobre en organismos al norte de Pan de Azúcar (lugar alejado del centro de contaminación) mostró que las algas poseían 70 ppm (partes por millón), los crustáceos entre 50 y 200 y los caracoles hasta 850 ppm de cobre, hecho que el reglamento sanitario de alimentos declara que el límite máximo tiene que ser de 10 ppm. 

Al norte del Parque Nacional Pan de Azúcar los peces mostraron tener hasta 258 ppm de cobre en sus organismos, siendo que lo aceptado internacionalmente es de 0,005 a 0,006 ppm. Pero el cobre no es lo único que afecta a la vida marina, en el mismo estudio se vio niveles elevados de zinc y arsénicos; la suma de todos ellos creó la desaparición de la vida marina entre Punta Achurra y Cerro Castillo. 


Con el paso del tiempo, diversos legisladores, ciudadanos y organizaciones ambientales han buscado alcanzar acuerdos para mitigar el impacto ambiental causado por las actividades de la industria en Chañaral. Sin embargo, lamentablemente, estos esfuerzos no han sido fructíferos, y hoy en día la trágica narrativa de contaminación en Chañaral parece desvanecerse lentamente en el olvido, sin que se haya logrado una solución efectiva.

Fuentes:

https://revistaplaneo.cl/wp-content/uploads/Arti%CC%81culo_-Gonza%CC%81lez.pdf

https://www.ciperchile.cl/2016/11/04/chanaral-el-bano-de-lagos-y-la-espera-de-un-dialogo-ciudadano/

https://mapa.conflictosmineros.net/ocmal_db-v2/conflicto/view/109


1 Comentario

  • Marzo 21, 2024 – Ignacio dice:

    Ojo que la foto que colocaron corresponde a la localidad de Caleta Chañaral de Aceituno, de la comuna de Freirina al extremo sur de la region de Atacama

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *