Alternative Text
de 27. Septiembre 2020

Turismo en Tarapacá


Hacemos 10 preguntas a Billy Morales

Inicié mi carrera profesional en la biología dedicado a la  investigación científica en el centro-sur de Chile, para luego de  algunos años sucumbir al magnetismo del desierto que me había criado,  así pues volví al Desierto de Atacama, en la región de Tarapacá. La posibilidad de transmitir conocimiento de terreno desde el terreno  le dió harto sentido a mi migración hacia el turismo y hoy ya llevo  hartos años dedicados al turismo responsable, siempre con grupos  pequeños, sustentable y junto a las comunidades de pueblos originarios  que visitamos de Arica a Copiapó.

Billy Morales en Santa Laura

Chile trató de comercializar algunos destinos. Atacama es conocido en todo el mundo. ¿Es Tarapacá lo mismo que Atacama para ti?

No me gusta la forma en la que la promoción internacional del Desierto de Atacama se ha realizado hasta ahora; está muy centrado en las partes más populares y apunta a un turista que busca una comodidad casi lujosa, presentando la imagen de un “desierto sin polvo” bueno para observarlo desde el bar de tu hotel. En términos geográficos, Tarapacá está ciertamente dentro del Desierto de Atacama, mientras en términos turísticos entrega una experiencia más vívida, sin grandes lujos ni mayor infraestructura, pero más cercana a la naturaleza y ciertamente más auténtica en la interacción con su gente.

Parece que habrá un turismo antes de Corona y otro después de Corona. ¿Podrá Tarapacá mantenerse en el futuro como destino o todo se concentrará en San Pedro?

Creo con fuerza que el turismo de naturaleza y emocional rural en Tarapacá va a acelerar su ritmo de crecimiento respecto a la situación antes del Corona. La situación es distinta en San Pedro de Atacama, el cual creo perderá en parte el segmento de viajeros de naturaleza y se podría ver obligado a mantener su enfoque hacia el  turismo masivo, pues todo fue diseñado e implementado para ello y cambiarlo va a requerir tiempo y mucho trabajo.

Isluga

¿Qué distingue a Tarapacá como destinación turística y en qué se diferencia de otras regiones del desierto de Atacama?

Siendo lo más objetivo posible, el turismo en Tarapacá tiene algunas características que la distinguen de sus regiones vecinas;

“Permite despertar el espíritu explorador”: En buena parte del altiplano de la región, es muy poco probable que Ud. se encuentre con otro grupo de turistas, incluso es posible que pase todo el día sin ver a otra persona aparte de los que le acompañan. Considero que hoy en día, eso es un gran privilegio.

“Permite viajar en el tiempo”: Una visita,-o aún mejor-, un homestay con una familia Aymara (la principal etnia local del altiplano) residente permanente, entrega una experiencia auténtica muy similar a lo que pudo haber sido visitar el lugar 50 o incluso 100 años atrás… No hay internet, señal de celulares, electricidad, grandes carreteras, ni comercio. Se vive de una agricultura y ganadería de pequeña escala que se ha resistido a incorporar buena parte de la tecnología actual.

“Es paisajísticamente más diversa”: Tarapacá ofrece costa, desierto absoluto, campos dunares, oasis con frutas tropicales, salares de diverso tamaño y tipo, precordillera, quebradas, altiplano y enormes volcanes, sin contar sus pueblos fantasmas antiguamente dedicados a la extracción del salitre. Y de cada paisaje tiene muchos ejemplos.

Usted siempre ha defendido el turismo responsable y es un pionero en la protección del medio ambiente. ¿Tiene esto una ventaja en el mercado chileno o a los clientes no les importa?

Sinceramente, me gustaría poder decir que es una ventaja, que el mercado nacional prefiere decididamente el turismo responsable o el sustentable, pero no lo veo así aún. Para el mercado nacional, el principal factor a la hora de escoger un servicio turístico sigue siendo el precio, mucho más atrás están la calidad y la sustentabilidad. Sin embargo, se observa una tendencia positiva, sabremos si eso se expresa en hechos una vez que la reactivación turística nacional comience.

Patache

Si estuvieras a cargo de la publicidad del turismo en Tarapacá desde el lado del estado, ¿qué harías primero?

Desde el punto de vista de su promoción internacional, lo primero sería dejar de atomizar la promoción del destino y presentarlo junto a la oferta del Desierto de Atacama. Es muy difícil que el viajero internacional llegue hasta Chile solo para visitar una determinada región, viene a conocer lo más que pueda del desierto y ojalá combinarlo con más destinos interesantes.


Por otra parte, creo que la promoción para el turismo interno se viene haciendo mucho mejor en los últimos años y lo que falta es más participación privada.


En Tarapacá todavía viven pueblos indígenas. ¿Quieren participar en el turismo o prefieren evitar el contacto con los turistas?

En los últimos 10 años, se ha notado un importante cambio de parte de la gran mayoría de los pueblos indígenas hacia el turismo responsable, por lo que es seguro decir que sí quieren participar en turismo.

Humberstone

Poca agua, en parte enormes alturas y fuerte radiación solar. ¿Están estos extremos entorpeciendo el Atacama o hacen que estos viajes de trekking sean especialmente interesantes?

No sé si yo esté muy acostumbrado a tales factores, pero nunca los he visto como una dificultad, sino más bien una característica que entrega amplias oportunidades y un carácter más único al Desierto de Atacama. De la radiación solar nos podemos proteger, a las alturas nos podemos acostumbrar si escogemos un buen plan de viaje, y frente a la falta de agua… siempre recordemos que en Atacama a nadie le falta agua, tan solo no está a la vista en la superficie.

Como biólogo, podrías mostrarle a los visitantes la fauna y la flora. ¿Hay lugares y especies especiales en la región de Tarapacá para este propósito?

Claro que sí y lo hago con frecuencia; buena parte de los programas de conservación de fauna nativa en la región vienen mostrando proyecciones positivas hace ya varios años, es decir, en cada expedición vemos cada vez más Vicuñas, Flamencos, Suris, junto a otras aves, mientras la flora más típica de las alturas se observa a lo largo de los trayectos sin mayor intervención.

Puedo tratar de vincular la experiencia con algunos ejemplos de flora y fauna para ilustrarlo;

  • Caminar en un “bosque” de cactus gigantes (Echinopsis atacamensis)  con un poco más de 6 metros de altura en promedio.
  • Escondernos entre los arbustos para observar una buena diversidad de aves en un pequeño lago de altura.
  • Salir a pastorear llamas y alpacas junto a un pastor Aymara hacia los “bofedales” (especie de praderas compuestas por plantas en cojín, principal fuente de alimento para los herbívoros de la zona).
  • Ver a un grupo de Vicuñas correr a toda velocidad por la ladera del volcán que con gran esfuerzo vas subiendo.

Muchos operadores turísticos en Chile trabajan como lobos solitarios y no entienden que podrían entrar en el mercado mucho más fuertes juntos. ¿Es diferente el turismo en Tarapacá?

Lamentablemente no, a pesar de los esfuerzos públicos y privados, las estrategias para trabajar más asociativamente aún no dan los resultados esperados.

Por último, nos gustaría saber qué es lo que recomienda a los viajeros que no dejen de lado durante su visita a Tarapacá.

Una sugerencia personal es que visiten nuestro altiplano y le dediquen el tiempo que requiere (mínimo más básico es 2 días). En el camino cuesta arriba hacia sus 3600 – 4000msnm, podrán visitar los pueblos salitreros de antaño, muchos sitios con geoglifos (inscripciones prehispánicas realizadas directamente en la tierra que se conservan gracias a la ausencia de lluvias), quebradas con terrazas de cultivo aún en uso y paisajes que no le serán indiferentes.