Torres del Paine
Alternative Text
de 6. Diciembre 2017

Torres del Paine – Tras las Huellas del Puma


El Parque Nacional mas antiguo de Chile – Torres del Paine

Les adelantamos que aunque nos esforzamos muchísimo, este animal del demonio no se dejó ver como hubiésemos querido. Estuvimos tres días siguiéndolo… En el camino pudimos observar diversas presas desgarradas, le preguntamos a todos los que se cruzaron en el camino y una vez estuvimos a punto de tocar la sombra del felino. ¿Decepcionados? ¡Definitivamente no! No solo tuvimos una linda experiencia en un escenario paradisíaco, sino que también pudimos apreciar y fotografiar la grandiosa fauna del parque nacional, lo cual realmente vale la pena.

El mes de septiembre es en verdad un poco pronto para visitar el Parque Nacional Torres del Paine en el sur de Chile, pero los pumas normalmente son seres solitarios y tímidos y  evitan las masas de turistas en temporada alta de verano. Nosotros también. Si se trata del clima es bastante frío, pero las horas de sol no fueron escasas, los puntos de alojamiento se encontraban prácticamente vacíos y el personal muy atento.

Punta Arenas

En Punta Arenas arrendamos un auto. Pensamos que debido a las condiciones de los caminos era requisito  un auto con altura, pero en realidad no es estrictamente necesario. Los caminos están asfaltados o en buen estado y mucho más importante es el maletero. Arrendamos un Ford Eco sport con Herz y quedamos muy satisfechos, pero el perfil del automóvil podría haber sido un poco mejor.

Desde el aeropuerto en Punta Arenas viajamos esta vez directo a Puerto Natales, siempre a la caza de zorrillos o armadillos. En Natales alojamos en el Hostal Casa Cecilia, uno de los pocos hostales para mochileros del lugar. Actualmente existe una gran variedad de hospedajes, la mayoría con precios más altos, pero Casa Cecilia se mantiene firme como roca en el mar de las ofertas y es recomendable. Visitamos amigos en el Hostal Wild, el cual se ubica sólo a una cuadra de la Plaza de Armas y el lugar es realmente bonito. Claro que los precios corresponden a otra categoría. El propietario es finlandés y su pareja es una simpática chilena y juntos forman un gran equipo.

Hay en verdad muchos restoranes en Puerto Natales y nosotros adoramos comer bien, por lo tanto dejamos que nuestros amigos del lugar nos recomendaran los mejores locales. Probamos los dos y realmente son muy buenos: El restorán Aldea en el centro de Puerto Natales en la calle Barros Arana 132, es más de lo que se piensa. El servicio es fenomenal y la comida marca la diferencia con ingredientes de la zona, por ejemplo,  pescado con salsa de algas. También intentamos en el restorán del mejor hotel del lugar:  el Singular. En realidad no nos aventuramos mucho en este tipo de locales, porque vamos vestidos en pinta de caminata y estamos pendientes de nuestro presupuesto para el viaje como los padres están pendientes de sus hijos. De cualquier modo el Singular es un imperdible y lo vale. Tiene buenos precios y es la coronación final de un exitoso viaje a la Patagonia. Vayan, pues es en verdad hay un  genial contraste entre el local y el ventoso y salvaje sur de Chile.

Buscando Pumas

Ahora sí nos tomamos en serio el buscar a los pumas. En nuestro vehículo cruzamos hoy el parque hacia el este en el sector de Río Serrano. En el parque mismo hay cabañas que son carísimas  y por el mismo precio se puede alojar en un cómodo hotel. Queda claro que en el parque sólo quieren a los turistas que tengan dinero. Todos los sitios de alojamiento están pensados para un público selecto. El parque entero se encuentra en manos privadas de dos familias muy ricas y al parecer nunca se enriquecen lo suficiente. El parque es de una clase superior, el paisaje  grandioso, las caminatas se encuentran entre las mejores de Sudamérica, pero ya es casi imposible de financiar. Bueno, pero mantengamos la atención en los pumas. Ellos ya existían antes del parque, pero se les ve muy poco. Durante los últimos años es bastante más fácil observarlos, lo cual hasta ahora no ha causado ningún tipo de problemas, pero la CONAF no quiere que se desarrolle turismo para observar pumas en su parque. A pesar de ello, igual existen agencias que ofrecen el servicio y guías que facilitan el encuentro con estos tímidos felinos. Contratamos a Carlos Roberto de la asociación local de guías turísticos. Muy amable y competente, nos llevó a los mejores lugares, pero lamentablemente no tuvimos la suerte de avistar  a los depredadores. Sobre Booking reservamos una noche en Eco Camp Patagonia, un sitio con aires feudales, el cual conocíamos por  viajes anteriores, pero por razones de costos nunca alojamos  allí. Actualmente las cabañas normales y fétidas han subido tanto los precios que tampoco alcanza para pagarlas y aquí somos tratados como reyes. Otra ventaja de ser rey es la proximidad a los depredadores más grandes de Chile. El entorno del Eco Camp es conocido por ser un sector de pumas. Esto no es publicidad para el lugar, pues incluso los guardaparques  nos informaron  que este es uno de los mejores lugares y tiene   la mayor probabilidad de ver a los animales. Puede ser que hayamos visto uno, o en realidad su sombra, pero da lo mismo, ya que vimos tantos otros animales. Finalmente no es importante no haber visto a los pumas. Nuestra excursión tras los pumas en el sur de Chile fue un éxito. Ahora nos encontramos en Santiago mirando nuestras fotos y estamos  más que felices. ¡Escríbenos para saber cómo les fue o participa en la próxima salida con nosotros.