Agua

Agua es vida!

Sea cuidadoso y beba sólo agua de vertientes o arroyos y nunca de lagos u otras aguas estancadas.

Indicadores de contaminación son algas pastosas verdes, malos olores o espuma. En el caso en que no hubiera agua disponible o si duda de su pureza, hiérvala por varios minutos. No se preocupe de de la altura; aquí la mayoría de los gérmenes se eliminan a 70 °C. El agua debería también tratarse con químicoscomo iones de plata, cloro o yodo. Los filtros para virus disponibles en el comercio son suficientes y muy eficaces para cantidades de agua más pequeñas; sin embargo, con cantidades de agua más importantes estos filtros se demoran demasiado.

No hay prácticamente nada de agua natural disponible en las excursiones de montaña en el Desierto de Atacama. Muchos de los arroyos están contaminados con metales pesados debido a la actividad volcánica. Por eso, toda el agua potable debe ser transportada. Esto puede representar un problema cuando se consideran 5 Lt por día por persona. Como la temperatura en Los Andes es bastante baja, el agua guardada en barriles (o bidones de 5 Lt del supermercado) permanecerá potable por varias semanas. Como precaución, agregue iones de plata.

Los bidones de plástico normales no deberían ser usados. Contienen diluyentes que son dañinos para su salud y que además dan un fuerte olor.

El agua de glaciares casi no tiene minerales. Cuando se bebe esta agua, el cuerpo intenta absorber minerales y en consecuencia se desprovee de estos, de manera que se vuelve prácticamente isotónico. Para evitarlo, se debe complementar esta agua con suplementos minerales.

Si se requiere, derrita nieve apretándola en el fondo de la olla. Para derretir más, deje un poco del agua caliente en la olla y continúe poniendo nieve; este procedimiento ahorra bastante energía.

Durante las expediciones, es crucial disponer de agua potable y de te caliente en la carpa cocina. Un cuerpo bien hidratado es más eficiente. Una regla de base es consumir entre 4 Lt y 5 Lt de líquidos por día. A gran altura, es importante beber pequeñas cantidades constantemente, incluso si no siente sed.

Se aconseja beber pequeñas cantidades (250 ml) de líquidos calientes. Estos sirven más que los fríos, pues el cuerpo gasta más energía al calentarlo. Los líquidos bajos en azúcar, pero altos en minerales, satisfacen mucho mejor la sed.

No lave la loza en un arroyo o lago. Los restos contaminarán el agua y de ese modo la menoscababa para los que vendrán. La loza siempre debe lavarse en tiestos plásticos y el agua botada en el suelo en un lugar adecuado.