Seguridad

El país más seguro en Sudamérica

Los turistas se pueden mover relativamente libres, pero deben evitar los sectores pobres de las grandes ciudades y estar alertos en los centros, en los que actúan los carteristas como en todo el mundo.

No permita que le distraigan estando en medio del gentío del centro o en la locomoción pública (un truco usual). ¡Jamás deje su cartera colgada sobre la silla o desatendida en los cafés o restaurantes!

Con diferencia a otros países latinoamericanos hay relativamente pocos casos de asaltos con violencia. Aun así, puede suceder que uno resulte involucrado en uno y por lo mismo es importante estar siempre atento. Los autos en Chile generalmente están equipados con alarmas, no obstante, en algunos lugares no es recomendable dejar el auto sin vigilancia. Por ello se recomienda guardar los objetos de valor en el banco o una caja fuerte. Grandes cantidades de dinero, pasajes aéreos y pasaportes deben estar siempre en un lugar seguro. Las casa con frecuencia poseen alarmas que están conectadas a un servicio de seguridad y muchos chilenos además tienen perros para cuidar su propiedad (que se escuchan ladrar en las noches).

Existen muchos perros callejeros que – a veces en manadas – andan en búsqueda de comida y destrozan las bolsas de basura dejadas en la calle a la espera de ser retiradas por el camión de la basura. Si bien existen cubos de basura de plástico pareciera que mucha gente no puede o no quiere adquirirlos. Es algo a lo que hay que acostumbrarse aunque sea una imagen poco agradable. La mayoría de los perros no son agresivos sino más bien apáticos, pero en caso de tener miedo crónico a los perros es preferible no irse a Chile. La fuerte protesta de los protectores de animales impidió que se recogiera y castrara o sacrificara a los perros callejeros.