Cocina Chilena

Definitivamente la cocina tradicional chilena no surgió de una sola vertiente

Como muchas otras cocinas del mundo, se fue creando por la llegada de productos foráneos y los que se encontraban a la mano.

Los conquistadores españoles trajeron su cocina y sus aliños, una mezcla que unía el mundo hispano y el árabe, aportando como elemento fundamental el ajo, la cebolla, el orégano y las primeras vides para producir vino. Esta cocina del viejo mundo se unió con la tradicional comida de los pueblos originarios en el norte, centro y sur de Chile, dando cuerpo a platos enjundiosos, abundantes y de sabores muy agradables.